Google+ Raúl Acosta

miércoles, 22 de octubre de 2014

Sergio Berensztein: El ausente es el estado

Sergio Berensztein en La Vereda de Enfrente: narcotráfico, país estatizado y  contradicción política




Sergio Berensztein es coautor del libro Poder narco, junto con Eugenio Burzaco. El motivo es este, pero seguro vamos a explotarlo y aprovecharlo más. De hecho, este libro, lo que termina marcando, es que esto no nació en un día y que recién nos estamos dando cuenta ahora.

Exactamente. Nuestra intención con el libro es precisamente mostrar una gradualidad en todo el proceso de instalación, desarrollo, del narcotráfico. También alertando de que es fundamental la reacción a tiempo, ya mismo, con una política sistemática, consistente, con objetivos de corto, mediano y largo plazo, coordinando los esfuerzos del gobierno nacional, los gobiernos provinciales, también del poder local, de los tres Poderes del Estado, porque se trata de una amenaza a la gobernabilidad. Ya no es más una cuestión simplemente de seguridad o de salud pública.


Los ladrones

Editorial de La Vereda de Enfrente


"El discurso de la señora Presidente pone en primera plana el tema de los ladrones"



Periodismo y populismo

Por Raúl Bigote Acosta

Nota de opinión publicada en diario La Capital el día miércoles 22 de octubre


El populismo es una forma de gobierno que sostiene la exigencia de un contrato primario con el pueblo, contrato con un solo artículo que genera, por construcción, una situación particularísima. En el contrato del populismo una parte avala los hechos de gobierno y la otra fabrica mecanismos para que el aval continúe, definida y permanentemente. El populismo tiene su conflicto seco, inevitable, con las informaciones.

"No es noticia que un perro muerda a un hombre, la noticia es que un hombre muerda a un perro". La exageración libera el argumento. La noticia es la excepcionalidad. Cien mil personas cruzan la avenida 9 de Julio por día. La noticia la genera quien no logra cruzarla y es atropellado por un automóvil.

lunes, 20 de octubre de 2014

Construir para que alguien mire privadamente al río

Editorial de La Vereda de Enfrente


"Están construyendo para que alguien mire privadamente al río. Yo no sé si el hecho de que alguien mire privadamente el río no le tapa esa mirada a los demás. Me pregunto entonces, ¿puede una ciudad crecer con ese egoísmo? La respuesta es sí? ¿Puede una ciudad sobrevivir generosamente después de ese egoísmo? La respuesta es no".



sábado, 18 de octubre de 2014

No es Binner,no es Bonfatti, es Lifschitz

Miguel Lifschitz en La Mañana Entera


-¿Ha estado caminando Rosario?

Sí, lo hago permanentemente. En algunos casos acompañando actividades de la gestión municipal o provincial, y en otros casos con agenda propia, visitando instituciones, vecinales, clubes, actividades de distinto tipo. Así que trato de mantener el contacto con lo que es el territorio de mi ciudad. Y también lo hago, por supuesto, en otras ciudades y localidades de la provincia.

-Rosario, integrada con la provincia, ¿la vio distinta a cuando era intendente?, ¿encontró otras motivaciones?

Si, la verdad que para mí ha sido un aprendizaje muy importante en estos tres años en la Legislatura. Primero porque me permitieron conocer más en profundidad todo el territorio provincial, cada una de sus regiones, sus realidades políticas, sociales, económicas, culturales, que son muy distintas unas de otras. A veces se simplifica hablando del sur y del norte, pero en realidad hay muchos nortes y muchos sures.


viernes, 17 de octubre de 2014

Por qué soy peronista

El día es especial para escribirlo. 17 de octubre


Uno de los libros que escribí, Perón y su tiempo, narra su vida desde el 1900 hasta 1974, su muerte, tiene todos los detalles del 17 de octubre. De modo que para mí no reviste, en sí, un momento de investigación o sorpresa, sino de hecho conocido.

Conviene citar, de ese 17 de octubre, el anochecer, que es cuando deciden que Perón vuelva: lo vamos a traer de vuelta y mostrarlo. Y aparece el primer simulacro de agora, esa conversación en la fuente griega, que es cuando, desde abajo, le gritan “¿dónde estuvo?”; y él no contesta el ¿dónde estuvo? Solo que da órdenes sugerentes de movilización, de tranquilidad y de retorno a su casa.