Google+ Raúl Acosta

domingo, 26 de febrero de 2017

El archipiélago socialista

Publicado en el diario "El Litoral", el 19 de febrero de 2017 

Transcribo un  texto del santafesino Sansó de la Madrid, que escribe en el Diario La Capital de Rosario y es funcionario del Estado. Dice, en su artículo del 20 de febrero, lo que sigue: “El partido socialdemócrata de Alfonsín pactaría por segunda vez en el país con la derecha. La primera con Menem; ahora con Macri”. Refiere al radicalismo. Su conclusión es eso: absoluta. Es una conclusión. Allí se queda.  

Sigue el texto de Sansó. “Por esas paradojas de la política, simultáneamente llevaría adelante una alianza de centroizquierda con el Partido Socialista (la misma que imaginaran Alfonsín y Estévez) que les permite gobernar —no sin errores ni sobresaltos, algunas innecesarias soberbias y extravíos costosos— el segundo Estado del país por una docena de años…”.  

En su prosa, que exige lectura despaciosa y que, por tanto,  la premura de un cotidiano puede desdeñar, se advierten algunas definiciones (“innecesarias soberbias, extravíos costosos”) que revisten gravedad. Son suyas.  

Alude, después, al límite temporal: “por una docena de años”. Puntualicemos, se cumplirán cuando Miguel Lifschitz termine su mandato. Parecería un acto fallido. También puede entenderse como un error de interpretación del lector, en este caso el fallido sería de quien aquí escribe.  

Es en el párrafo siguiente donde es visible una definición que debemos re significar: “Sin embargo, los socialistas, que quizás se han cebado y considerado a sus socios radicales en la provincia —cuantitativamente muy numerosos al lado de su propio desarrollo partidario y territorial (otro de los grandes misterios de un partido como el PS que, teóricamente llamado a ser popular y masivo, se resuma en pequeñas elites que, a veces, encima, se piensan iluminadas)— casi como un relleno (sobreactuación de éstos, incluida), atraviesan una encrucijada”.  

En el texto transcripto, sobre su desarrollo en fatigosas oraciones subordinadas, debemos reparar en lo siguiente: …” los socialistas , que quizás se han cebado”…”pequeñas elites que, a veces, encima, se piensan iluminadas”… Dos impecables definiciones del problema de los partidos de cuadros.  

En muchas oportunidades se ha señalado que el cerebro es socialista y el cuerpo, amorfo, es básicamente radical. Al FPCyS lo acompañan nombres difíciles de digerir sin explicaciones. René Balestra y Martínez Raymonda son ejemplos muy claros de lo que se menciona. Ambos han sido miembros fundadores de este gobierno provincial.  

El punto en cuestión es quienes y qué son, hoy, en el 2017, los integrantes del FPCyS. Parecería que no serán mas gobierno en el 2019. Parecería. No hay certezas de su implosión, solo presunciones. No alcanzan.  

Su figura convocante es Miguel Lifschitz. El partido lo contiene Antonio Bonfatti y hay dos nombres con altísimo grado de conocimiento municipal, provincial y nacional por la tarea realizada: Hermes Binner y Alicia Ciciliani.  

El socialismo puede sumar dos figuras mas; una con  respeto extrapartidario: Luis Contigiani, otra que trabaja en el “inside” partidario: Rubén Galassi. Ambas en crecimiento.  

La experiencia “chiqui” González, entrañable actora de los hechos culturales, no sirvió a los fines electorales, como tampoco serviría la Balagué, eficaz ministra cercana a Di Pollina. Impecables en sus funciones. Poquísima seducción a la hora de los votos santafesinos. En la grilla estará siempre Mónica Fein y ese problema.  

Rubén Giustiniani, histórico socialista, remite a Scalabrini Ortiz y sus escritos(“El hombre que está solo y espera”) Pablo Javkin, un aliado bien posicionado, ha perdido solidez. En rigor el Ejecutivo no es la mejor fragua. Los vaivenes de la gestión complican. Jatón no gestiona ni es socialista, ergo existe.  

Contigiani tiene tanto andamiaje político desarrollista que se destaca por sus pensamientos, no por el cargo y sus problemas logísticos.  

Este, el pensamiento nacional, es el que lleva a la pregunta ¿Se ha perdido el pensamiento nacional que, en el siglo XX, unificaba al socialismo popular? Otra: ¿debemos re pensar la situación del FPCyS?  El socialismo, el archipiélago socialista, ¿puede retener al radicalismo? ¿Con quien hablan los radicales para no dividirse?.  

Cada diputado radical promovido por el socialismo ha sido/es un jugador con el pase en la mano fichando en las huestes del PRO Cambiemos. Eso cuesta caro.  

Toda manifestación del radicalismo hace temblar, en el FPCyS, la construcción 2015/17/19. Parecería que es la chequera y no las ideas lo que amalgama.  

Reconocimiento: desde 1983  Héctor Cavallero y Hermes Binner  forjaron, con menos de 15.000 votos originales, el  municipio, una provincia y una candidatura nacional en 30 años. No se encuentra, hoy, un sostén tan amplio Un remplazo. El dolor de ya no ser atrapa al socialismo. Un archipiélago no es, así lo deseen, un continente.

Medallas son medallas

Publicado en diario "La Calle", de Concepción del Uruguay,  26 de Febrero de 2017

En el 08/07/2014 figura, en el archivo de la computadora personal, el texto que transcribo. Medallas son medallas. El título era “Izquierda y derecha” Los resaltados en “negrita” pertenecen a este año: 2017. Y a ésta nota.

“ Que Argentina dependa de un resultado deportivo para adelantar o atrasar sus problemas básicos, que son tres: inflación, recesión y corrupción, es un indicador que la inteligencia emotiva supera a la razón. Que la razón sólo explica lo que sucedió, lo que de todos modos sucederá.

Cuando  pase el mundial de fútbol el tema de las decisiones políticas perderá ese condimento. Emoción antes que razón. Se pondrá más duro y triste el día a día.

Cómo explicar racionalmente a Boudou. El muchacho sonriente y aventurero que llamó a todos sus amigos cuando tuvo un cargo y les dio chances de crecer. Hay rosarinos, empresarios rosarinos y periodistas marplatenses que cuentan  historias desopilantes.

Nadie pone de Vicepresidente en una fórmula indivisible a quien  no conoce.Deberíamos desconfiar de CFK si no averiguó quién era Boudou. Y si averiguó deberíamos desconfiar más.

No hay escape. La viuda es quien debe responder por Boudou. El resto del peronismo después. Es fácil decir “no lo elegimos nosotros”. Miraron para otro lado compañeros. Eso tiene nombre y tiene precio.

Adelanto. La viuda no quiere responder en la historia por Boudou. No es esa su pretensión. La última respuesta emotiva de CFK es el llanto por el esposo muerto. El resto ficción. Relato. Lágrimas de cocodrilo y fiereza de tribuna. Fulbito.

Argentina enfrenta, después del mundial que atrasa la queja del bolsillo, al problema sucesorio.

CFK está cantando “la polca del espiante”. Fecha: octubre de 2015. Si ahora tenemos líos  para gobernar será durísimo cuando ya no existan dudas y enfrentemos la certeza. Se va.

Elegiremos nombre y nos equivocaremos. La sucesión de CFK implica definir quién será el bombero y quién el peón media cuchara. Apagar incendios y reconstruir pedacito por pedacito.

Básicamente hay dos posiciones y un arco grisáceo que las acerca.

La derecha política está claramente representada por Macri. Las variantes grisáceas son Massa y Scioli. Hay un peronismo basal que alimenta el sueño. El metabolismo basal de Argentina es peronista. Ay. Sí. Ay, ay, ay. Y...sí.

El pseudo progresismo del grupo K encandila, aun encandila. Deberían confesarse muchos “Progres” que dijeron “puede ser”. Conozco más de uno. Hay claros referentes que todavía se niegan a mirar lo que sucede y esperan el imposible. El imposible es el grupo K buscando el estado de bienestar, la democracia social, las políticas públicas justicieras.

Esta gente es definitivamente liberal, del peor modo, con vergüenza. Menos gente más capital. Ninguna obra de bien público de envergadura. Teléfonos, autos y televisores. Chau porvenir comunitario. Viva el capitalismo salvaje. Este peronismo no combatió al capital. Se asoció.

El progresismo real está encarnado por el socialismo y sus variantes. Peronismos históricos y radicalismos principistas.

El extremismo está encarnado por personajes claramente identificables como Pérsico, D' Elía, Pitrola, algunos blogeros y/o militantes barriales que siguen creyendo en una revolución que, en el siglo XXI, llegaría con bastante atraso y complicación. Los hay honestos, históricos, románticos y aprovechados.

Hay una nueva división mundial que no inscribieron. Energía, aguadulce y proteínas. Punto. No hay más revolución de octubre, ni pincho a Trotsky, ni larga marcha. Punto.


El grupo Quebracho corta calles y no abre caminos, sólo molesta al liberal, al laburante y a los servicios esenciales. Los grupos duros no cambian más el curso de la historia porque Internet alteró el fin de las vanguardias. Lo dejó a un doble clic del obituario.

En Argentina la situación parece consolidada, que no es lo mismo que congelada. La diferencia entre Scioli, Massa y Macri es de fotos y acompañantes.

El grupo final de CFK pedirá pista donde menos le quiten y menos le recriminen. Todos los K estarán sospechados de corruptos. Difícil escapar al síndrome Boudou. Para algunos, imposible.

El único manantial está en el votante peronista que habita las pampas chatas del agua dulce,  la proteína cárnica  y las estribaciones de Vaca Muerta.

Claramente la decisión está en este punto. A quien le encargamos que administre la riqueza por venir y nos proteja de los que compran todo por dos pesos.

No sé si entiende vienen a comprar todo por dos pesos y la viuda es vendedora.

Un gol demora todo. Un bombo vuelve peronista a cualquiera de los tres mencionados. Son devotos del “focus Group”

Es visible que Cobos no es ‘la centro izquierda progresista’. Apenas un doble agente desanimado. Que la Carrió conserva el sueño de la fiscalía. Denunciar no es gobernar.

Están tocando la puerta de los mandatos históricos. Binner debe entender que está obligado a jugar. Violín obligado. Los suyos también. No es un candidato, es un mandato histórico ¿Se comprende? Stolbizer, Sanz, Negri… en ese  orden, deben aprender a compartir como en el jardín de infantes.

Para ganar o perder el país, la estructura de país, la conformación de una “centro izquierda” es la senda. No es necesario ganar, es imprescindible existir. El resto es peronismo que se sabe de dónde viene y nunca se sabe dónde  terminará.

Mínimo recuerdo. Chicos, hubo una elección en 2011. El 54% de CFK es el mismo de Boudou. Argentina es racionalmente inexplicable.

Si la centro izquierda se pierde en meneos y contoneos la historia se vuelve deja-vú . Intendentes, diputados y gobernantes están avisados. Ya no se puede jugar al distraído…”

Sobre ése texto, del que se declara fecha de publicación, lo que puede agregarse es que el polo de centro izquierda progresista “implosionó”. Binner es una sombra de lo que fue, Pino Solanas es poco, los mini personajes quedaron en eso: minipersonajes. El peronismo no logra salir de la indecencia K.

El mandato radical fue repetir conducta.
Conclusión:  el peronismo fija límites y  no salimos de un laberinto iniciado el 24 de febrero de 1946. Es con votos que el peronismo (“El viejo”) indicó que se deben justificar los cambios. El gen peronista domina la actividad política partidaria y la conducta social. Deberíamos entenderlo mejor.

Para el final una metáfora pecaminosa. Se dice (no nos hacemos cargo totalmente) que cuando queremos escapar de un matrimonio tóxico, conflictivo, nos separamos y salimos prontamente con alguien, para intentar olvidar. Pero que es eso nomás, intenciones de olvidar el pésimo casamiento, nada definitivo…

domingo, 19 de febrero de 2017

Números desesperantes

Publicado en el diario "El Litoral", el 19 de febrero de 2017 

Los números desesperan en el sur por donde se busque. Concejales que desean entrar en las listas de diputados nacionales y exhiben encuestas muy falaces de quien los quiere y quien los desaprueba. Han llegado a presentar  grandes carpetas con proyectos “Yo fui quien mas proyectos presentó en los últimos años”… dicen que se oyó argumentar. Está bueno presentar proyectos, pero mejor es realizar. El viejo y clarísimo Alumbrado, Barrido y Limpieza los registra como ausentes.

La fiebre numérica también alcanza a la gestión municipal. En estos años administrar es anunciar. En cierto modo hay razones locales, provinciales, nacionales y mundiales. Anunciar es un  modo de gobernar. Es válido hasta que los problemas llegan a la puerta cancel.

Dineros para el edificio de una feria comunitaria que en rigor depende de las arcas provinciales. Dinero para la parte edilicia de una biblioteca pública (la mas importante) que costará una buena cantidad de pesos por M2 y que irá a licitación pero que prácticamente se anuncia como terminada. Paredes nuevas para libros viejos que nadie digitaliza a una velocidad mayor a la del moho.

El Monumento a la Bandera (un emblema rosarigasino sin dudas) recibirá sus dineros y la firma que hará los arreglos tiene estrecha relación con la familia Macri. Pero los dineros se jura que vendrán.

Arreglar un adoquinado trucho que inventaron para el Congreso de la Lengua, cuando todos sus titulares, con Víctor García de la Concha al frente, dieron a las disertaciones al cuete. Nadie entiende  nuestra lengua porque decimos una cosa y hacemos otra.

Ese adoquinado infamante, que hace temblar al teatro El Círculo (que debería recibir mas ayuda en dinero pero que, como el gobierno no puede explotar políticamente, apenas si ayudan a mantenerlo) ese adoquinado es un símbolo de la desesperación por la foto.

Es fácil advertir que arreglar el mas importante teatro del interior del país  (Teatro El Círculo es eso, invito a que lo vea quien no crea la afirmación) no es arreglar tan solo los adoquines en su puerta, adoquines que rompían tacones elegantes y no resolvían estéticamente nada.

Las  reformas edilicias hechas por arquitectos/as no sirven si no son funcionales. En muchos casos creyeron que son funcionales a las  fotos y tuvieron razón pero las fotos, ay, no sirven para la vida real, sirven para los catálogos.

La sinfónica, que se oye de maravillas, debería ser el eje y ojalá lo sea. Pasearla por el país una sugerencia imperativa. Ojalá lo hagan. Es una cuestión de gestión. No cuesta plata.

Los números de salud también tienen lo suyo y esto de salita de 4 y jardín de 3  que pìdieron CFK y MM está alimentando la desesperación. Se sabe que los gremialistas no quieren mas sueldo, quieren mas poder político y, si se puede, mejorar el salario. El poder en los gremios es un vicio de doble entrada. Para el peronismo es una cosa, para la izquierda sangrante es otra. Para la administración central es otra la lectura.

En Rosario, eje de la región núcleo central (por los granos, las vacas y el puerto) los temas han sido poderes y litigios para fideicomisos sobre la costa, que el gobierno municipal entregó a los ricos sin contraprestación social. Rosario entregó el alma, la cambió por la vista al río y no es malo pero,ay, de atrás vinieron las aguas cordobesas, santiagueñas, propiamente santafesinas y no se había hecho nada.

Pero todos estos números, los de la economía no quitan el brillo de otros números. MM y CFK encabezan las encuestas. Lifschitz figura positivamente y subiendo, no figura la Fein con un positivo muy alto  y, de hecho, no hay números importantes de radicales ni de peronistas dependientes de la Camaño y su ahijado, el Sergio. Nada. Rien de rien diría la Piaff.

Desesperan los números en Rosario, porque en marzo vendrá la primera encuesta nacional de dos empresas que trabajan, sin miedos, para el periodismo empresarial una, para Duran Barba la otra (esto es, que tienen ellos la primera lectura) Acaso estas mediciones se atrasen hasta después de Semana Santa. No mas allá.

Dos verbos de primera declinación son  muy requeridos. Anunciar. Inaugurar. Hay otro que muchos diputados nacionales y los mencionados concejales guardan para si: figurar.

Los concejales rosarigasinos desesperan por un número positivo que les consiga un buen lugar en las listas. Los que aspiran a la diputación peor. Hasta se enojan con el periodismo como un deporte, el deporte preferido de los pavos reales, esos holgazanes del gallinero.

La cadena de dependencias

Publicado en diario "La Calle", de Concepción del Uruguay,  19 de Febrero de 2017

Està claro que Macri, “el Mauri”, debe conseguir legisladores nacionales que empaten y/o superen los que posee en la Cámara de Diputados y, acaso, pero esto es diferente, algunos senadores mas. Corrección, conseguir senadores es milagroso. Los diputados nacionales están en los planes posibles.

Su vida política depende de muchos actores que no son nenes, algunos ni siquiera personajes reales, sino de cuentos de trasnoche. En muchas ocasiones parece que no advierte que su destino es Argentina y que en su profundidad no somos lo que parecemos sino otra cosa difusa que aún no tiene destino absoluto. Vamos, que Argentina entre las diferentes décadas, desde 1930 en adelante, ha rumbeado para diferentes puertos, muchos de ellos francamente, ejem, diferentes.

Necesita el PRO Cambiemos, su frente electoral, el triunfo rotundo en Capital donde reinó por 8 años con la ventaja de no pagar ni policías ni monumentos ni justicia. Recordemos, para distraídos y convalecientes, que no es un partido, que es un frente electoral donde conviven pasados encontrados y destinos desencontrados.

El conglomerado anti K que logró reunir, porque ése es su eje motivacional, precisa un empate vigoroso en Córdoba, algo mas que un empate en Santa Fe y un triunfo rotundo en Provincia de Buenos Aires. Podrá negociar en territorios feudales (Insfram es un insulto a la democracia y la decencia, de esto se posee el mas profundo convencimiento) pero aquí están los votos. Por tanto, mientras se respeten los votos, aquí está el poder.

En Santa Fe tiene peso específico  y la seguridad en las encuestas es que no precisa al Midachi. Es en este territorio donde las dependencias son clásicas. Un líder nacional tracciona a los regionales. El paraguas MM puede consagrar diputados nacionales (renueva 9) a personalidades que deben reportar al jefe y, acaso, al proyecto. El mejor perfil es Luciano Laspina. Debe continuar con un nombre santafesino (Lilita Puig de Stubrin, Corral u otro) y rellenar, después de ése lío que les fabrica la misoginia, a radicales y PRO Macristas, con algunas personalidades locales que no enturbien las aguas. Los sueños de los pavos reales rosarigasinos son parte de una novela que habría que escribir.

En Córdoba la amistad política con el gobernador Schiaretti le asegura, a los cordobeses, el dinero que le niega a Santa Fe. También a San Luis. El dinero que pide provincia de Buenos Aires sin la limpieza que da un  fallo de la CSJ, como a las tres provincias mencionadas. El mayor triunfo sobre CFK fue en ésa provincia, en Córdoba.  Es el año del retorno de De la Sota, que es peronista sin vueltas. Se verá. En Córdoba es MM pero hay otros nombres. Mediterránea quiere decir independiente en política partidaria.

En provincia de Buenos Aires, es donde late el corazón del PRO Cambiemos. Algunos intendentes impensados, que terminaron ganando, y una gobernadora a la que no pueden bajar del “cariñómetro”. La quieren como antes querían a Scioli, a quien CFK y Aníbal (y su carácter tibio ) se encargaron de decapitar.

Sin esos intendentes, que dependen de la gobernadora porque Scioli dejó todo fundido, también todo atado al ejecutivo provincial, María Eugenia Vidal no ganaría fácilmente su territorio y debe repetirse una vez mas: sin provincia de Buenos Aires no hay foto de “el Mauri” bailando, a lo gorila asordinado, un reguetón  modo Recoleta y/o Cardenal Newman.
  
Así como soñaron ganarle a CFK contando sus robos (tengo la íntima convicción que se enriqueció de modo ilícito, pasando su fortuna de 6 a 600 con impunidad legal) sueñan con ganarle a MM contando desaguisados económicos. Puede ser. No es un dogma político ni hay tal seguridad. Si los comunes tenemos la panza llena y el corazón contento (léase billetera) no se pierde el poder. Ya está demostrado.

La quinta circunscripción bonaerense (Pueyrredón completo) y la cuenca de La Matanza definirán este asunto en octubre. Argentina depende del humor social del suburbano bonaerense. Tengo en uso ”suburbanía”, un neologismo para identificar el problema, la región  y el destino de estos años en Argentina. Deben entenderse estas palabras. Dependemos de la “suburbanía”. Depende la Vidal y de la Vidal depende Macri.

La suburbanía es cosa seria. Esa masa informe, adscripta a los programas de teve nacionales, a Tinelli, a la falta de agua, a la muerte rápida y la basura en los ojos, al plan, la tarjeta gratuita, la coima, la falta de gas,luz, calles, escuelas, salud y destino bondadoso es tan igual al catedrático y a Barrio Norte. La injusticia de su origen y su destino terrible, dolorosamente gris no las quita del panorama. Una persona un voto. La “suburbanía” tiene muchos votos y todos son válidos. Todos. Deberíamos preguntarnos porque, desde 1983 en adelante y aherrojados desde 1994, sostenemos este manejo unitario del país, chueco por la ignorancia, desidia y maldad de sus dirigentes. Nosotros.

La relación con  los gremios peronistas con peso específico es una dependencia institucional que define el pasado y asegura el futuro. Es un presente constante de dádivas y declaraciones. Siempre fue así. “El mauri” a veces no entiende la realidad. A cachetazos se hacen los hombres, le recuerdan desde todas las “cegetés”.

Un enemigo que espante fue la base de su triunfo. Mauricio perdería mas fácil sus porcentajes de adhesión de independientes  con líderes moderados que le discutan la racionalidad. Necesita la irracionalidad de CFK y sus sarracenos. Macri es parte de un principio elemental de la física. El principio de acción y reacción (“ a una fuerza con sentido A se le opone otra, con sentido B, inverso, de igual intensidad… etcétera) Sin un enemigo específico y revulsivo lo suyo decae.

Esos intendentes bonaerenses, que ganaron territorios impensados porque la reacción a CFK mas Aníbal mas la pusilanimidad de Scioli, son el sustento verdadero del PRO y el problema real de Argentina. Dependemos de Macri y el tiene dependencias definitivas. Esos intendentes, que administran la cautividad con un celo de moro veneciano, tuercen el destino una y otra vez.

El señor MM no es tan fuerte como parece. Octubre es la curva. Los carteles avisan claramente. Sin provincia de Buenos Aires es un largo adiós el que le espera hasta el 10 de diciembre de 2019. Sería terrible. Es posible.

Perdonar, sostener, proteger y encubrir intendentes “gagá” es una cuestión de estado en “LA” provincia país. La “suburbanía” define a la Argentina. El feudalismo explica el resto del territorio.

Negociar con un peronismo adocenado y/o corrupto es lo habitual. Nada nuevo en la política. Salta y Jujuy muestran el esqueleto, la trama. Chaco, Formosa. Corrientes y la droga en el programa de encubrimiento territorial. Todo suma. Todo es maldición contra la paz y el progreso común. 

El enunciado periodístico y no la obra verdadera es la consigna de los gobiernos mediáticos. Es tendencia aquí y en buena parte del mundo occidental. Mauricio se considera un occidental perfecto. Es así.
  
Se debe, en cualquier análisis de la realidad, partir de algunos hechos de fácil constatación. No mirar la secuencia quita la película. Es este el gobierno con mas característica  clasista. No es un “gallego” porfiado y sin relación con los grandes capitales y los mas actualizados pensamientos progresistas. Mucho menos un riojano enamorado de las luces y los oropeles. Tampoco un cordobés enajenado y dominado por el miedo escénico. Mucho menos un muchacho rencoroso y desconfiado de quien se mofaron en toda su carrera como estudiante y “el mauri” es, definitivamente, diferente de una chica de arrabales platenses soñando un  destino de Barrio Norte.

Mauricio es una clase, sus amigos también. Acaso nunca supo que dependería de los mencionados “actores del poder real”, como sugería Bobbio. El depende de los zafios, vulgares personajes de nuestro folklore político. En Boca Junior, como en CABA, no le pasó. Depender es compartir. Lo enseñan en la salita de tres. Todos deberíamos ir. Graciela Camaño y su líder en crecimiento (Sergio Masa)  deberían tomar nota que es esta la realidad que quería el General. La que sirve para buscar la verdadera cuestión: el porvenir.