Google+ Raúl Acosta

miércoles, 26 de abril de 2017

"... a propósito del 1º de mayo...."

La máquina de ser feliz
  
Pedimos perdón corriendo, enmascarando el fin, por eso te busqué, por eso diseñé la máquina de ser feliz. Plateada y lunar, remotamente digital, no tiene que hacer bien, no tiene que hacer mal, es inocencia artificial. Prende y se apaga sola, sale después de hora…” Charlie.

Fabi Fernández Nerd (así gusta que se lo mencione) me decía en noviembre de 2016 que ya circulaban por las rutas de yankilandia, camiones guiados por una computadora que no chocaba, no se dormía y trasladaba camiones de una costa a la otra. “The Continental”. Ja. Cuando inauguraron el tren que hacía ese recorrido (el primer ferrocarril transcontinental de los Estados Unidos, una línea de ferrocarril que unió la ciudad de Omaha (Nebraska) con Sacramento en los años 1860, uniendo así la red de ferrocarriles del Este de los Estados Unidos con California, en la costa del Pacífico) cuando lo inauguraron definieron el secreto de los fletes. Trenes y barcazas. También de la civilización y el predominio de los países continentes. El mismo secreto que despanzurró Menem, para beneficio de Good Year, Firestone y Hugo Moyano (el Hoffa en miniatura). El camión experimental cambió un paradigma, sobre el 2016, en un pacto con el sindicato que llevaría un conductor de testigo, pero que conduciría la máquina. Llegó sin problemas. Otro mundo. Otros sindicatos.

En una visita a la fábrica alemana de la casa BMW el feliz propietario de un auto de línea especial, en aquellos años ‘80/’90s, se asombraba de que la máquina que ensamblaba ―en rigor que el galpón donde estaban las máquinas ensambladoras― no tenía luces de ambiente. La respuesta que recibió fue categórica: “Los robots no necesitan iluminación, sólo precisión”.
  
En febrero de 2017 todos los programas de divulgación en televisión, aún los de información general sin mucha producción, repetían una nota. Una máquina (computadora 3D) construía una casa de cemento, redonda, según diseño, en 24 horas. Sólo quedaba fuera de la programación algún cable de televisión y/o wi-fi. Un día una casa.
  
En este mismo tórrido febrero del sur del mundo, la necesidad de entrar en una entidad bancaria se debía más al ‘frescor’ del aire acondicionado central que a la necesidad de manejar dinero físico. No hay colas en los bancos, sólo en los cajeros los fines de semana. Las casas de comida que no aceptan dinero electrónico se delatan: son evasores fiscales.
  
SMATA. UOM. Camioneros. Construcción. Bancarios. Textiles desde el 1900. El saber pide su lugar. Las universidades a distancia resuelven buena parte de los problemas del conocimiento precario y esencial. Computadora y conexión. Poco más. Es a todo o nada.
  
Una charla con Federico Seineldín (empresas “Arbusto” y “Enjambre”) sirve para entender que el lenguaje binario y los algoritmos no necesitan otra cosa que eso: dominio de un nuevo lenguaje. El lenguaje del “telefonito”. Los muchachos de la selva de La Matanza (Buenos Aires) de Empalme Graneros (Rosario) y Arrabales (Medellín, Colombia) en 18 meses de estudio son especialistas en leer, interpretar y organizar programas que Municipalidades y Empresas periodísticas necesitan. Todas las empresas que deciden aceptar el siglo XXI. Hay más de 400.000 puestos en faltante en América. En Argentina 50.000 necesidades empresariales que, de modo explícito, las universidades no capacitan porque (debemos aclararlo) sin otra necesidad que el hambre de comida y porvenir pibes que no están drogados y aceptan el orden del conocimiento se capacitan. El siglo está dentro de ellos. Algunas universidades atrasan. Algunos militantes universitarios atrasan absolutamente.
  
Una máquina 3D define un ojo, una operación, cateterismos, trasplantes. Una máquina cosechadora tiene cabina presurizada, conexión 4G, define la humedad del grano, los quintales por Ha. El rinde y la calidad resueltos y mediante un GPS, la máquina dobla antes de llegar al final del lote (alambrados hay pocos, cuando vea alambrados en la zona núcleo de Argentina le indicarán que hay ganado, la soja no se escapa).
  
En los súper market la máquina tickeadora elimina a las chicas del súper y su forma de vida, acomodada a estantes, góndolas y la lucha por el descanso dominical (ja, como en el 1900).
  
No es Mauricio, que apunta a un discurso libreempresista sin presunción de grandeza ni es CFK con un discurso protorevolucionario con premeditación de malignidad y retroceso. De aislamiento. Son y no son.
  
No son los gremialistas, necesitados de presumir de la defensa de sus subordinados teledirigidos ni son los empresarios prebendarios que no asoman al mundo porque saben que vienen degollando a vagos, mal entretenidos y viciosos. Son y no son. Es Argentina que se aleja.
  
El mundo apunta para un lado y sobre la bisectriz del coxis y el periné del mundo, queremos cazar con una escopeta de madera una liebre de felicidad.
  
¿Vivimos o no vivimos para buscar la felicidad? La individual, la colectiva…
  
“…Nuestros órganos son susceptibles de un sentimiento o una modificación que nos gusta y nos hace amar la vida. Si la impresión de ese sentimiento es breve, se trata del placer; si más larga, de la voluptuosidad; si permanente, de la felicidad. Es siempre la misma sensación que sólo difiere por su duración y su vivacidad” (Julien Offray de La Mettrie, pero no respondo por la traducción). Corría el 1700… ¿qué cambió?
  
El 2030 está por aquí nomás. Asusta saber que se perderán el 50% de los puestos de trabajo, que trabajar es un bien que cotiza mucho más allá de la plusvalía. Asusta que se discutan temas menores y no se estudie qué hacer con  la renta, el capital, el salario y las horas del día. La vida en sociedad, para decirlo como corresponde. La sociedad. La justicia social, la igualdad y la fraternidad dentro de la legalidad. Si. No.
  
La tercera revolución industrial (con la tiranía del conocimiento) está tocando a la puerta o mejor, están tocando las campanas, nos hacemos los sordos pero sabemos por quien redoblan, lo hacen por nuestra impenetrable idiotez.
  
Avísenlé a Tinelli, a Massa, a Lousteau, a Recalde, a Laspina, a Kicillof, a Vidal, a los que tienen siglo XXI por delante. El resto no tiene, no tenemos problemas. La estamos pasando bomba. Estamos fumando en la puertita de la Santa Bárbara.

lunes, 24 de abril de 2017

"La represión, la represión mala", mi editorial en #LaVeredaDeEnfrente

Volvé a escuchar la editorial de #LaVeredaDeEnfrente

El peronismo rosarigasino

Publicado en el diario "El Litoral", el 24 de abril de 2017

En las definiciones que desde el sur se deben tener para con las pre listas de junio, las listas de julio, las candidaturas de agosto, y las elecciones de octubre, el peronismo sureño tiene sus problemas.

Acaso el mayor problema es que quien tuvo votos positivos en 2015 (Senador Omar Perotti) tiene sus propios mecanismos especulativos en los que parece mas importante su perfil y sus encuestas que las cuestiones territoriales. Al senador le importa tres cominos el 2017, viaja y sonríe disimulando su renquera sureña. Cuando necesite votos del sur acaso los encuentre. No se sabe. Por ahora ni seducción ni conocimiento. Se siente cómodo mirando el partido desde la tribuna. Era un dirigente territorial que ahora confía en el poder mediático. En el sur no tiene existencia real. Puntos suspensivos hasta noviembre. Esa es su actitud.

La discusión entre Amalia Granatta y Alejandro Grandinetti por las candidaturas del FR es francamente divertida. El diputado dice que la niña con él no habló y la niña, a su vez, refuerza sus pretensiones con una verdad incontrastable: Grandinetti no hace trabajo político partidario en el territorio. Recordemos. Ambos provienen del “partido mediático”. Para completar la sonrisa una bella diputada de la región Rosario (Casilda) la señora Massetani, no dice nada. Tiene tantos pergaminos como Grandinetti (cero antecedentes) y es tan bella como la Granata. El silencio es “salú”. Como se advierte no estamos hablando de  política partidaria. Es que depender de Sergio Massa tiene esa ventaja. Sobre este fin de semana (cuando se escribe la nota) hay tratativas para que otra sigla partidaria asegure la candidatura de la Granata y así se integre al Frente Renovador sin sonrojos y con libertad de movimientos. Algo es seguro. No hay ideología en estos muchachos. Hay enojos. Aparentan celos de cartel entre ambos.

Desde Vernet / Cevallo / Rubeo/ Lamberto/ que el peronismo no tiene firmeza donde está el 60% de los votos de la provincia. Los rosarigasinos no definían las elecciones cuando había líderes peronistas plenos. Votaban a Reutemann a regañadientes y a Obeid tapándose la nariz. Gualberto Venesia, antes Robles, después Muniagurria, finalmente María Eugenia  Bielsa no se puede decir que tuvieron línea interna. Fueron vice gobernadores. Su firma y sus pilchas. Poco mas. Solo Venesia con un 15% obtenido en una antiquísima interna, exigía puestos para sus partidarios íntimos. Remito a la frase electoral del Lole. “Hay que llegar a Rosario con 100.000 votos de ventaja para ganar la provincia, en Rosario somos muchos, pero ellos también…”
Marcos Cleri, integrado a la Cámpora y Roberto Sukerman, desintegrado de todo, se acercan a una postura positiva. Uno quiere estar en la conversación, el otro volver. Son jóvenes. Todo puede ser. Diego Giuliano desea una candidatura a diputado nacional. Trabaja hace años.

Layús es un emergente gremial (bancarios) y Agustín Rossi un eterno candidato. No serían prendas de unidad. Ideológicamente son impecables. Son de raíces peronistas, pero inclinados al sector K.

En CABA preguntan por la Bielsa. Que no iría con ninguno de los hasta ahora mencionados (hay odios siderales con muchos) Solo le queda participar en un frente de centro izquierda que por ahora reúne a los chicos de Giros (Monteverde y señora) Carlos Del Frade, Rubén Giustiniani y, acaso, Eduardo Tognoli, el hijo de la tranquila diputada Alicia Gutiérrez. El 6/7/8 periodístico rosarigasino, que tanto trabajó contra Anita Martínez y el Midachi Del Sel, tiene allí la mitad de su corazón. No es poco. La otra mitad del corazón del 6/7/8 rosarigasino está empeñado en destruir a MM. Es un trabajo sin desmayos.

Alejandra Vucasovich, Luis Rubeo y los senadores provinciales perucas luchan contra una eficacísima  maquinaria que niega espacio al peronismo pero hay algo incontrastable: el 25 % de CFK y el 15 % del PJ que dice si, soy peronista pero con CFK no estoy pone la situación donde siempre estuvo. El peronismo reunido triunfa en la provincia y, de hecho, en el sur. Si el peronismo tiene un candidato “light” (Giuliano, Grandinetti, o similar) los votos aparecerán. La apuesta del FPCyS es que no haya peronistas unidos y tranquilos. Revoltosos e insultantes. Esa es la receta. Y divididos. 

Que se entienda. PRO Cambiemos ganó ofertándose como salida ante un mal mayor. Asociado al radicalismo. Copió el esquema socialista que hace varios años hace lo mismo. Somos el mal menor ante el peronismo… y vamos asociados al radicalismo. Javkin es el último eslabón posible de este artilugio electoral. Un ex UCR y ex “lilito”.

El desprestigio de la actual gestión es mayor que sus desaciertos, que existen pero no tan, tan, tan  y contra ese “prontuario de ambiente” es difícil  luchar. Todos aconsejan la lectura de “Il Gatopardo”.

El radicalismo rosarigasino no tiene candidatos fuera del FPCyS como para enfrentar una lucha abierta. El socialismo sigue en terapia intermedia. El PRO Cambiemos espera a los radicales y peronistas que integran sus filas (hecho rarísimo, pero real) para saber quien queda cuando sacudan el árbol. La izquierda sueña con crecer a expensas del socialismo. El peronismo, el peronismo… bien, gracias.

domingo, 23 de abril de 2017

El estres de Tinelli

Publicado en diario "La Calle", de Concepción del Uruguay,  23 de abril de 2017

Tinelli es, en cierto modo, la Argentina y Argentina es, por las mismas razones, un bloopers de Tinelli.

Primero recordemos que la presencia en la televisión de Marcelo Tinelli se debe al éxito de un programa de bloopers que, en realidad, es un programa  de bromas realizadas a personajes comunes que permiten la risa de quien lo ve. Facilitan la risa por el ridículo, el defecto o lo extraño de una situación.

Hubo y hay muchos programas de estas características en Argentina y el mundo, pero si quien lo presenta tiene capacidad, intelecto y un “angel” determinado para la comunicación y el negocio comunicacional el asunto es otro. Ese otro asunto fue /es Tinelli.

Si uno piensa en los programas de Tinelli (posteriores al programa de bloopers) la idea sigue siendo la misma, perfeccionada con el tiempo y el dinero para producir los esquicios. Reírse de las miserias, los defectos, los yerros y, en muchos casos las imperfecciones de algunos, sigue siendo el eje. Fernando de la Rúa y sus contratiempos en el programa de Tinelli constituyen, en sustancia un bloopers. Debemos incluir ahí a todos los que Tinelli llevo a bailar, como ese gordo cordobés que no había zapato que le viniese bien y bailaba descalzo, mascullaba palabras ininteligibles  mientras insultaba. Apodado  “la mole Moli” fue un hallazgo triunfal de Tinelli.

Tinelli es, además, el hombre que se dio una vez el lujo de poner a un colombiano de nacimiento con muchísimo dinero -el señor De Narváez- en un sitio político que, excepto  por esa circunstancia (Tinelli) dificilmente podría haber alcanzado.

Ahí está uno de los ejes de este programa – ahí está uno de los ejes pero hay otros-  recordemos que la mayoría de los colegas periodistas que hacen análisis político en Buenos Aires dicen: “… que uno de los problemas es que Macri no le perdona a Tinelli que el cierre del programa haya sido con Scioli…”. Reparemos en esto, Scioli y Macri tienen mas o menos enojo con Tinelli porque Tinelli lo llevó al programa a uno si y al otro no. Primero estamos hablando de dinero. Después estamos hablando de los can didatos a presidente que por un puntito mas o menos conducen si / no los destinos del país.  

Reparemos en esto de un modo insistente. Tinelli servía /sirve  para ganar o perder una elección y esto (ganar o perder una elección)  dependía /depende de un animador de televisión que hace eje en el ridículo y en la broma,no es muy difícil el carácter transitivo:  entonces Argentina es un poco lo que es Tinelli. El país depende de una broma. De una jodita para Tinelli.

Ahora Tinelli se declara estresado. ¿Y que le pasó esta vez a Tinelli? Tinelli es, como corresponde, un mafioso, tiene una "familia"–tengo de esto la íntima convicción- un personaje que tiene amores y odios, a este perdónalo a este llévalo, este es el nuestro, este no es el nuestro, este trae rating que redunda en avisos, este trae directamente avisos…De ese modo maneja la relación con toda la gente que está cerca y toda la que está del otro lado, todos los que ama y odia o todos aquellos que están en el clan mafioso familiar de Tinelli. ´

Puesto en términos de deporte es lo que a él lo llevo a tener primero el Badajoz –un equipo de futbol en Europa – y se dio cuenta que es de otro modo allá la situación, esto lo lleva a tener un equipo de vóleibol en su sitio –Bolívar, Buenos Aires – y serpentear por San Lorenzo. La extensión mafiosa.

Pero esto, el dinero y las relaciones y el crecimiento del clan al que pertenece,  lo lleva a ser socio de Cristóbal López y  tendríamos que reparar en este hecho, por favor, prestemos atención: en las televisoras de la República Argentina todos sus empresarios ordenaron el anatema a Cristóbal López que integra una cadena con Lázaro Baez y Julio De Vido y todos los periodistas abominamos de los tres pero ay… ay…ay. El socio completo de Cristóbal López con muchos dineros en idas y vueltas empresariales y societarias es Tinelli. Todavía es Tinelli.

El mundo honesto (ja) abomina de Cristóbal López y no del socio claramente y con un papel en la ley que es Marcelo Tinelli. Algo pasa si el socio activo con papeles de Cristóbal López  no está mencionado en ninguna de las trifulcas.

¿Era un negocio en blanco de Cristóbal López?  Todos  los negocios de Cristóbal López están  acusados de ser en negro y los dineros no ser buenos, no se si esto es cierto, difícilmente sea así pero  a Tinelli y los millones de dólares que han ido y vuelto en esa sociedad no están en juego. Algo extraño. Ni siquiera la izquierda militonta lo acusa. Tinelli es la patria para ellos también. Desafío: busquen donde sea una denuncia de la Hebe sobre este muchacho provinciano. Miren txt de CFK
  
Cuando Tinelli se mete en la AFA lo que encuentra es que hay otra mafia que el quiere dominar y no la domina  Cuando Tinelli se mete en la AFA se encuentra con un personaje como El Chiqui Tapia que depende de un mafioso mayor: Hugo Moyano. El sindicalismo corrupto y sus redes mafiosas  le ganan una partida. Una mafia pierde al querer que su poder crezca porque pisa los callos de otra mafia. Jugada de manual. Miremos Al Capone y sucedáneos. O la mafia Rusa, la China. Hay ejemplos mundiales.

Cuando Tinelli y sus voceros dicen “Tinelli tiene estrés” lo que pasa es, sencillamente, que un mafioso se metió en otro circuito, no le fue bien y no sabe cómo resolverlo. En la mafia del fútbol está la droga, los carteles del narcotráfico, los sicarios (asesinos) los policías corruptos y los barra brava, personeros de políticos y funcionarios mas corruptos.

Argentina hoy, para la pasión del futbol, depende de Moyano y su delegado: Tapia, pero no de Tinelli. Era demasiado.  Para la elección de candidatos en octubre si dependen de lo que digan o no digan en el programa de Tinelli.

Si dependemos de un equipo de gente que trata de fabricar el ridículo, con ese ridículo tener rating, con ese rating convencer a los argentinos que eso es bueno, positivo, eso es cultura, que eso es crecimiento y que las candidaturas se definirán en Show Match habrá pecado pero la culpa final no será de Tinelli.

Colofón, colofón. Es evidente que Tinelli rompió la lógica del mensaje político. Se apropió de otra. Selfies, tuiter, instagram, la multimedia rampante. Es siglo XXI completamente. Deberíamos trabajar un análisis. Ha roto el tejido comunicacional de la política. Lo dejó atrás. Sólo ante la trama mafiosa sindical se detuvo. Lo frenaron en seco. En todos lados hay secretos, coimas, chantajes y apretadas. En todos lados. Tinelli no pudo contra la trama sindical argentina. El movimiento sindical es la columna vertebral del peronismo. Dicho en otros términos: Tinelli puede destrozar el peronismo (el gen político de todos en Argentina, ya lo hizo con De Narváez) pero no a su engendro pródigo: el sindicalismo. 

Deberíamos trabajar sobre esta hipótesis ya que Isabel Sarli y/o Beatriz Sarlo, nuestras Simonne de Beauvoir de calesita, todavía no han transitado el punto.