Google+ Raúl Acosta

lunes, 16 de enero de 2017

Distritales #UnaDeSalUnaDeArena



Publicado en el diario La Capital, 16 de enero de 2017

Para entender el comportamiento de María Eugenia Vidal y Macri hay que mirar los números de 2015, que son los que dan cuenta de sus pasos pensando en el 2017. Todo es octubre de este año. Ganan o hacen las valijas.

Córdoba y su gobernador, Juan Schiaretti, son fundamentales para el mapa del primer gobierno clasista de Argentina en el siglo XXI. En las últimas elecciones la milonga puso en juego una parejita. Juan y Mauricio. Mauricio y Juan. El 53,24 % para Macri, el 20,40% para Massa y el 19,21 % para Scioli. El distrito cordobés fue fundamental para MM.

Mar del Plata fue el quiebre en la provincia país, un juego diferente al quiebre que provocó Aníbal Fernández en Quilmes. El diario marplatense era clarito, después de las elecciones de 2015 decía: “Mar del Plata tendrá nuevo intendente. Carlos Arroyo, ex director de la Escuela Media 2 y ex jefe de Tránsito de la Municipalidad, se impuso en las elecciones de ayer y el 10 de diciembre empezará a gobernar el distrito”.

El diario especificaba: “Arroyo, de Cambiemos, obtuvo el 47,5% de los votos y abortó la posibilidad de que el intendente Gustavo Pulti (Frente Marplatense) se convirtiera en el primer jefe comunal de la ciudad en ser elegido tres veces consecutivas. Pulti, que alcanzó el 36,1% de los votos, se quedará sin un cargo electivo después de 26 años: fue 18 años ininterrumpidos concejal y durante los últimos ocho se desempeñó como intendente”

Es fácil entender la cantidad de clientes, favorecedores y amigos que quedaron a la intemperie. Y los “muchísimos” partidarios de Scioli que se encontraron con  algo peor que una puerta blindada. Aparecieron números que terminaron con el engaño. Chau Scioli y fuera, fuera sus aplaudidores del verano.

Hay diferencias con Rosario y la provincia. Nunca, en la provincia de
Santa Fe, ganó el peronismo sin Reuteman (en los últimos 26 años al menos) y el grupo K, por medio de su jefe y/o su viuda, sabían que era territorio hostil, calmo por pactos, chequeras y miedos, pero nunca territorio propio. Con toda la furia y los radicales, que no son  la furia precisamente, el Macrismo puede sumar el 35% y ganar “ópticamente” Santa Fe, pero no conseguirá votos que desequilibren el país hacia su bancada parlamentaria.

Scioli establecía su palacio de verano en un hotel costero y dos canales, cinco radios, un  medio gráfico y las corresponsalías nacionales lo atendían. A él y su corte. La Plata es una capital de gestión pero Scioli se fotografiaba en Buenos Aires ciudad o Mar del Plata. Chau. A otra cosa, mariposa. El síndrome de abstinencia es notorio. Fin del virreinato.

Mar del Plata es el eje de un largo rosario de ciudades sin espaldas kirchneristas (o sus restos) La 5ª Sección Electoral comprende o significa, en buen romance, 11 diputados provinciales y 5 senadores provinciales. Aporta a los 35 diputados nacionales y 3 senadores que renuevan este año. Según el último padrón electoral (2015) está compuesta por 1.146.379 electores habilitados para votar en 3.367 mesas. Comprende 27 partidos, un total de 1.324.844 habitantes de las siguientes poblaciones: AyacuchoBalcarceCastelliChascomúsDoloresGeneral AlvaradoGeneral BelgranoGeneral GuidoGeneral LavalleGeneral MadariagaGeneral PazGeneral Pueyrredón (léase: Mar del Plata), La CostaLasFloresLezamaLoberíaMaipúMar ChiquitaMonteNecocheaPilaPinamarRauchSan CayetanoTandilTordillo y Villa Gesell. No es poco.

En estos sitios se define la continuidad. Y en CABA (Ciudad Autónoma) Es por eso que pescadores, rutas, turismo, droga, fútbol son mirados de modo doble o triple. El verano no es, tan solo, un hotel o un visitante, una pastillita o un puchito, también es un espejo para destrozar a la gobernadora. Degollando a la Vidal queda resentido Macri y el primer gobierno clasista de Argentina en mucho tiempo. El primero que llega al poder con el apoyo explícito de los votos. No leer a MDQ en ese modo (“modo elecciones” y sobrevida macrista) es leer la realidad con los ojos cerrados.

domingo, 15 de enero de 2017

Radical con votos, se busca…

Publicado en el diario "El Litoral", el 15 de enero de 2017

El aviso clasificado, en el sur santafesino, es poco menos que acuciante para las aspiraciones de todo el partido para “soltarse” del FPCyS y la jefatura del PSP

Corral, como Barletta, suponen nombres conocidos en la capital provincial y su zona de influencia.

Barletta termina mandato y se queda sin cargo electivo. Corral juega su futuro en el radicalismo y por eso debe ejercer ”influencia”, acaso presencia, en ningún caso indiferencia. El resto de los boina blanca, vistos desde el sur, acompañan desde mas cerca o mas lejos.

Perdón, estamos hablando de las elecciones de 2017 que ya comenzaron. Protocolos, alianzas, desavenencias, traiciones y celos. Lo común.

El radicalismo precisa, para ofertar un menú posible, un ancla en el sur. Boasso no les sirve a ese fin. Muchos suponen que quien ha sido (aún lo es) concejal por 20 años, de la mano de diversas jefaturas (de Uzandizaga a Binner) tiene alto grado de conocimiento ya que hasta acompañó al Midachi en su última aventura y esa es una razón mas para alertar sobre el alto grado de negatividad que su nombre genera. Boasso, si se piensa en el radicalismo dentro de PRO Cambiemos, obtura al mas importante rosarigasino del actual gobierno: Luciano Laspina. El diputado, titular de la comisión que maneja los dineros del país desde la Cámara de Diputados es oficial de alto rango del tándem  Sturzenegger / Frigerio / Melconian y recibe órdenes directas de Marcos Peña, que también tiene un enclave personal rosarigasino.

Como espada local parecería mas importante Daniela León, ligada al radicalismo de modo histórico (viene de las filas mas juveniles que se recuerde) pero su peaje es alto: es la única espada racional que tiene la intendencia en el concejo deliberante. No hay remplazo, al momento, a su manejo. La Fein habría chocado mas veces la calesita si no fuese por la concejala.

El tema listado compartido por género no es fácil de resolver. Deberían, los radicales, pensar en este punto que es muy controversial. Cuántas, en qué posición, con que espaldas… No convienen ni amantes ni esposas, sino personalidades que sumen votos. Un verdadero lío para un partido misógino.

Tengo demasiadas notas sosteniendo que una provincia bicéfala se define por  los equilibrios y las conveniencias “Norte & Sur” y se retrasa por los enfrentamientos “Norte Vs. Sur”. Algunos pretenden olvidar este punto y después, como otros y otras, chocan las calesitas.

Vistas las cosas desde el sur el tema no tiene solución fácil. La chequera socialista seduce a los radicales pobres en capital y en neuronas y fastidia a los otros. No aparenta sencillo seguir dentro del esquema del FPCyS.

La espada intelectual del sector Bonfatti (Ruben Galassi) ha declarado que su sector piensa en el Dr Antonio Bonfatti con cargo en la Cámara de Diputados de la provincia hasta 2019 para respetar mandato popular. Un nuevo período de gobernador es la ilusión.

Profundizó Galassi. Dijo que Binner y Ciciliani deberían repetir. Tienen mandato hasta diciembre de 2017. Otra vez el escollo que pocos se animan a mencionar. La misoginia manifiesta. Nadie niega el grado de conocimiento y el pasado de Hermes Binner ni el grado de conocimiento y militancia de Alicia Ciciliani. Son raros los socialistas. Vaticinio: no los elegirán. Hermes no es el que fuera y la Ciciliani es mujer y para muchos políticos cualquier mujer es lo mismo. Solo una obligación (fastidiosa) de género. El socialismo, sin radicales en el territorio, con decisiones misóginas y sectarias, es menos que Cartago.

Donde la confusión es mayúscula es en el listado de posibles rivales. El Frrente Renovador desperdició dos años. Alejandro Grandinetti tiene alto grado de conocimiento pero no construyó nada. Con los mediáticos pasa eso. Se construyen a si mismos. No hay trabajo. No lo hubo. Que nadie lo espere. No lo habrá. La exigencia es unidireccional. Trabajen para que yo crezca aunque los demás perezcan.
  
Agustín Rossi (repito concepto) garantiza la división del peronismo. Le pagan por eso. María Eugenia Bielsa supone que irán a buscarla a su casa para darle la suma del poder público.

Lifschitz no ungirá a nadie. Macri mirará mil veces las encuestas. Massa no tiene siquiera con quien hablar. Perotti no quiere hablar hasta marzo de 2019. Todos los estrategas electorales concluirán con una frase muy parecida a esta: ”che, no conoces a nadie con votos en el sur…”

Nadie, se repite, nadie piensa en ideas o proyectos de gobierno. En el diario aparecerá un aviso clasificado que ampliamos: “Rosarigasino con votos se busca, cualquier edad, para cualquier partido…desconocidos, filósofos y principistas abstenerse” Consuelo. En todo el país pasa lo mismo.

Macrismo clasista y Progresismo que atrasa

Publicado en diario "La Calle", de Concepción del Uruguay, 15 de enero de 2017

El progresismo, que no tiene los mismos significantes ni similares representantes en Argentina que en el mundo o, no tan lejos, que los progresistas que se asumen como tales  en Uruguay, Chile o Brasil está en problemas. Problemas graves y agudos. Crónicos.

Ya estamos en el siglo XXI y Argentina atrasó, colectivamente, a un punto de protoperonismo y liberalismo feudal. Los medios de comunicación consagran ese atraso

La referencia a los medios de comunicación es por una razón que está instalada pero no suficientemente explicitada. Se gobierna, critica, vive y  fracasa mediáticamente.

El gobierno de Macri es  mediático  por construcción y confesión explícita. Su inserción en sitios definitivamente mediáticos, como los arrabales de las metrópolis, es una demostración incontrastable.

Sin la penetración mediática, el rebote viral y la fábula popularizada el gobierno moderno desaparece. Todos los gobiernos. Debe entenderse así. Estar bien remplazada por la sensación de estar bien es el eje de la sociedad siglo XXI.

El hambre es otra cosa. Las necesidades están resueltas de otro modo.  La injusticia y el desequilibrio social están informados (resueltos) de otro modo.

El poder político  anterior fue el comienzo. El gobierno anterior fue oscuro en ese punto. Dio la pauta. La claridad de los objetivos mediáticos (el relato, en sustancia el relato) se oscurecía porque no era común el discurso de sus actores, pero si sus factos. Hechos únicos y discursos diversos quitaron calidad de frecuencia. El discurso de CFK era único, el de sus delegados no.

Por el contrario, la oposición al relato K tuvo unidad de criterio y fue potente. Victoriosa.

Puede inferirse que, si los mensajes de la jefatura del poder se hubiesen correspondido con candidaturas y elecciones homogéneas,  el sistema K no habría colapsado. Diversos emisores, diferentes conjugaciones y una maquinaria opositora férrea dejó sin alternativas la elección.

Hay un daño colateral previsible que fue despreciado al hacer los cálculos. Las ideas “progresistas, en una clara división del bien y mal, de Yin y Yan quedaban debilitadas. Sucedió. Sucede.

El progresismo, por construcción, no es visible en el día a día y solo se puede sostener en valorizaciones de cuadrícula, en recorridos de variables. La fotografía nunca es progresista, la filmación si. El progreso es una secuencia estadística.

Cuando el “grupo K” se apodera del progresismo y lo hace parte de su relato le quita esa calidad secuencial, lo vuelve instantáneo. Lo falsea.  El Sistema K de gobierno y relato (muy semejantes) degolló al progresismo. No quiso /pudo/no podía asumirlo, simplemente hubo un préstamo de uso que terminaría mal. Así fue.

Ahora 28 aviones hidrantes, ahora tres trenes de alta velocidad, ahora no hay mas pobres, ahora trabajo pleno, ahora soberanía internacional, ahora no mas deudas. Tenemos 18 vacunaciones infantiles programadas. Línea blanca. Automóviles. Ahora computadoras para todos. PBI positivo constante y en  alza permanente. Sólo el gobierno k era el progreso y el porvenir en cada atardecer y en cada discurso. No fue posible aceptarlo.

Aceptar este relato como una realidad (posible) quitó posibilidades de crecimiento. En muchos casos de vida. El progresismo está herido. Para muchos herido de muerte. Con la pérdida del grupo K también perdió el progresismo.

La presencia del gobierno del PRO Cambiemos pone a un grupo de contratistas del Estado, sumado a los actores del sistema financiero local e internacional, en capacidad de mando directo. Sin eufemismo ni delegaciones ni bypass. No hay delegados de los actores. Están los actores. En Buenos Aires hoy, para muchas cuestiones especulares, se reproducen condiciones del atardecer del 6 de setiembre de 1930.

El gobierno de Mauricio Macri es el mas claro y honesto en mucho tiempo. Es un  gobierno de clase que fue elegido libremente y que responde  (a su clase) de modo directo. La frase madre: el macrismo es clasista. Macrismo clasista

No hay advenedizos (Menen, CFK) no hay revanchistas del bullyng adolescente (NK) ni rencorosos inmigrantes (Alfonsín) ni siquiera referentes distraídos de la burguesía y la clase militar (De la Rúa).

Este gobierno es el de los que se corresponden con un  origen, una capacidad de discernimiento y objetivos de la clase alta de enclave portuario.

Estamos bajo un virreinato económico para coronas distantes y exigentes. Eso son. Su grado de honestidad es profundo, llamativo. Conocido. Visualizable.

Es sobre este liberalismo portuario que aparece el G.O.U, los laboristas, el protoperonismo que se recibe de movimiento en octubre de 1945 y de resolución electoral democrática en febrero de 1946. Todos los sectores filosóficamente activos (los jacobinos, los  del siglo 19, el socialismo y el anarquismo, los del siglo XX, mas socialismo, el marxismo) en el 1946 deben aceptar que el eje es de otro, el problema los vuelve contradictorios y allí se quedan. Laterales desde entonces. Hum.

Una clase obrera que se desclasa y es reivindicada desde organizaciones gremiales formadas por el estado da origen a lo que somos.

Macri y los suyos ponen este panorama nuevamente sobre la mesa.

Aparece la pregunta ¿Dónde está el progresismo? Lo define un gradualismo  del conocimiento, la participación, el estado de bienestar, las leyes sociales, la implementación de políticas activas y lo básico: la repartija de la torta, porque de lo que estamos hablando es de una torta económica (PBI) que, para el clasismo macrista, tiene porcentajes muy diferentes que para el progresismo.

Empeora la situación y peor: se provocan diferentes porcentuales del PBI y su reparto al incluir  a los sistemas corruptos de los líderes sindicales corruptos, absolutamente funcionales a los clasismos  portuarios como el actual.


El radicalismo, desprendido del origen de su palabra  se encuentra en un estado final.
El peronismo, sin la posibilidad de reformular aquel origen social diverso, aquella calidad gremial original, asiste estupefacto a un  punto de quiebre de la sociedad.

La coyuntura exige acciones liberadoras, lenguajes simples, hechos específicos. Mas claro: Perón y su tiempo. Ja. No está.

El socialismo se encuentra sin representantes y peor: sin pensadores. Al menos pensadores que interpreten el punto de congelamiento de Argentina en el siglo XXI.

Las ONG’S y los actores mediáticos que genera son una parte indivisible de la realidad siglo XXI. No pueden, por default, constituirse en organizaciones de gestión de la cosa pública. La lógica de las ONG’S no sirve al estado, se sirve de la contradicción ( y la inacción) del estado.
En cada uno de ellos un  mensaje de rechazo a la esclerosis que el liberalismo económico propone. Es un origen optimista. Solo eso.
El progresismo es anti esclerótico pero no entienden, algunos de sus voluntariosos representantes, que el gradualismo humanista no es de ningún modo drástico y /o  crucial.
Cómo seguir y qué hacer es el punto.
Hay dos ejes visibles y una coyuntura nominal. CFK y Carrió. La coyuntura nominal es Macri, su propuesta es específica: Macrismo clasista.
En el menú se encuentra un agente catártico que, hasta hoy, ha destruído, desde 1994, todo cuanto reformuló. Elisa Carrió. Los agentes catalíticos son necesarios en los procesos químicos y suelen salir de ellos sin mengua, sin mella. Carrió es el protagonista de “El almohadón de plumas”, de Horacio Quiroga. Crece. Su punto culminante será cuando destruya Provincia de Buenos Aires o CABA. Ya ha entendido que el tema es el poder. Los medios la usan y ella usa. No se sale indemne de una lucha cuerpo a cuerpo con Carrió.

CFK es la funcionalidad de los opuestos con Carrió. No hay reposición, dentro de la corriente ofuscada de pensamiento nacional, un repuesto posible para CFK. No lo hay.

Macri, Pinedo, Rodríguez Larreta y la máquina de poder portuario está funcionando y se repite el concepto: Macrismo clasista. La honestidad de cuerpo los acompaña.
 La burguesía industrial ha desaparecido, hay una burguesía que es contratista del estado y otra fracción que especula financieramente. Ellos han tomado el poder. Ni bien ni mal. Sucedió

Hay una cosecha gremial tardía, de aquellas personalidades que fueron originales. Es la cuarta generación de peronistas sindicales. Sólo triunfan contra los sindicatos de base y resuelven el problema de administrar el poder económico que da la fuerza de trabajo. Esa ecuación está cerrada. El pizarrón muestra el resultado. El pizarrón de la Bolsa de Comercio.

Parón y su movimiento garantizó en Argentina el cierre a la llegada de partidos de clase y el crecimiento de una izquierda estructural. Garantizó el atraso por 50 años del progresismo “ a la europea” y desvirtuó el Estado de Bienestar. Fabricó otra cosa. Peronismo. Justicia social desde el estado. Los gremios como aparato funcional al poder.
Ha cesado esa fuerza inercial. Estamos detenidos. El peronismo está detenido. Liberalismos feudales (Urtubey) Feudalismos crudos (Insfram) y una influencia portuaria del macrismo clasista adormeciendo (como pedía Mc Luhan) masajeando con los medios  cualquier realidad circundante.
El progresismo agoniza. El peronismo se deslíe. No hay posibilidad que la historia se repita, los capitales en negro y el código narco son una novedad impredecible. También que el imperio yanqui se ha vuelto nacionalista, Europa se descobija y Marco Polo es un voyageurista al que empalaron en el país continente: China.

Si Mauricio supiera a quien verdaderamente, a  que mandato histórico verdadero debe obedecer estaríamos todos mas tranquilos. Es clasista, cierto, pero ingeniero. La filosofía, las ciencias políticas con blandas. Macri no lo parece, pero proviene de las ciencias duras.

Contrabajeando #UnaDeSalUnaDeArena



Publicado en el diario La Capital, 15 de enero de 2017

Domingo 15 de enero. Junto al mar.  La visita a una hermosa cueva (Mingus) para escuchar, en Mar del Plata a un conjunto de blues, con dos importantes cantantes, reubicó el nombre: Charlie Mingus, un loco lindo, para muchos el mejor contrabajo aparecido en aquellos pagos. Así sea el mejor o uno de los diez mejores bajistas, tiene un título propio: a nadie expulsaron de la orquesta de Duke Ellington de modo tan directo: “el duke” lo rajó. Era, sostienen, tan genial como inaguantable.

Los chicos que están escuchando al conjunto (teclados, bajo, guitarra y batería) son definitivamente jóvenes y lo ostentan. Siento lo mismo que cuando existía, como sitio de música confrontativa, el “Willie  Dixon”; el excepcional bajista daba nombre al lugar y para muchos nada. Los chicos escuchan al grupo “Chees” en la tranquila noche marplatense. Y listo. Cuando se van a “yo camino”, el tema que destripara hasta hacerlo glorioso “Ricardito”, y suben los alaridos las “vocalistas” buscando su alma aprovecho y la mía vuela a la anécdota que, verdadera o no, se atribuye al único consejo que recibiera Ella Fitzgerald cuando preguntó de qué modo cantar con esa orquesta, la de Chic Webb: “ sigue al contrabajo, nena”.
  
En el Anfiteatro Piazzolla, acaso uno de los mas .lindos teatros marplatenses, arruinado por los empleados municipales que no lo mantienen adecuadamente, que hacen huelgas y paros, demoran la entrada e impiden que empiecen los conciertos a horario para hablar de la precariedad laboral de los empleados municipales (una obvia mentira) el Quinteto Piazzolla, a cargo de la fundación Piazzolla para que toquen la “música Piazzolla” une, milagrosamente, a Sergio Rivasy su contrabajo, con Cintia Mateo, la bajista de Chess, el conjunto de blues.
  
Sobrevuela en el Anfiteatro Piazzolla el espíritu de Enrique “Kicho” Díaz. Que fuera de Vardaro /Pugliese a Troilo y a Piazzolla. Y el tema que le dedicaran : contrabajeando.

Tal vez en esta noche de música con dos formaciones y dos estilos diferentes  (blues y tangos) el bajo (supongo) sostiene el cable a tierra, el que mejor interpreta el freno a la voladura sin destino.
  
Completarán las ensoñaciones los alaridos gimnásticos de Gerónimo Rauch, fenomenal cantante de comedias musicales que hace un  homenaje a “Beatles” y logra la mejor comunicación con “Come Togheter” Rauch canta: “One thing I can tell you is You got to be free Come together, right now Over me…”  Que me dicen que se debe traducir como:    “Una cosa les quiero decir y es que deben ser libres, Únanse ahora mismo a mi”... El afán de leer en voz alta, tal como está escrito, pone acentos agresivos en el título del tema: Come Togheter. Cuando en el bis, ya con las luces encendidas, Rauch retoma el “come togheter”, advierto que el latido que baja a la platea viene de su bajista, que no ha hecho nada mas que agitarse y darle, con sus largos dedos, a esas duras cuerdas de donde proviene la cuadratura que nos mantiene dentro del tema a los sordos, que somos muchos.
  
La música está resuelta en la armonía, que tanto molesta a los oyentes descuidados a los que sólo la melodía deja tranquilos. Para nosotros, los oyentes bastardos, brutos, normales, el contrabajo es el que nos tiene dentro del tema. Allí está el cable, el resuello.
  
“…Sigue al contrabajo, nena”… ¿Que es, al fin, el contrabajo en el concierto de cada día? Es el colectivo a horario, plata en el cajero, las luces encendidas, el pan fresco, el teléfono que contesta y la casa sin que nadie la asalte y se lleve el televisor. Agua en las canillas, policías en las esquinas y hospitales con médicos, remedios y camas disponibles. La confianza en el ritmo basal.
  
Puede entenderse como arbitrario, lo que digo en esta noche marplatense: si la música es la vida en Argentina las gestiones municipales, provinciales y nacionales han dejado de tocar o tocan mal. Nadie entiende de armonía. Es rarita la melodía.Tenemos un problema nacional. El problema es la música. No todos los que están en la banda saben tocar el contrabajo.

sábado, 14 de enero de 2017

Claudio Giglioni en #LaMañanaEntera

Ya podes volver a escuchar la nota con Claudio Giglioni.


Pastillas #UnaDeSalUnaDeArena



Publicado en el diario La Capital, 14 de enero de 2017

Sábado 14 de enero. Junto al mar. Mientras escribo resuena en mi cabeza el tema que cantaba el “indio Solari”. Uno de sus clásicos: “con pastillitas entré en gladiador…puso un huevo y la cosa explotó”…

El asunto son las pastillas. Ya se sabe que la drogadicción tiene un componente inefable: la ganancia, el negocio de las adicciones. Es tanto el dinero que mueve que puede pagar cualquier voluntad. O casi cualquier voluntad.

Es tanto el movimiento económico que finalmente la ciencia le encontró la vuelta. Adicciones con drogas que se fabrican en un garaje. Sintéticas. No hay que esperar las semillitas de amapolas. Chau Marco Polo y los fumaderos turbios y clandestinos. Algo, sin  embargo, queda en pie. No hay drogadictos sociales sin escenografía.

No mas el fogón y la yerba. Esa era una escenografía. No mas los excesos y la caravana de días y días de joda sostenida artificialmente aspirando polvo de coca. Esa era otra escenografía. Ahora un ritmo mecánico acompaña al corazón acelerado y una pastillita facilita el adiós a la cordura de oficina y se abre un cielo raro, diferente. Cuestan caro y se fabrican de modo sencillo. Se esconden en cualquier valija y socialmente son mas aceptadas. Los after las venden, las fiestas particulares las facilitan y las fiestas de música electrónica las multiplican. Se necesita agua para empatar las exudaciones. Ja. Un negocio lateral que aumenta las ganancias.

La  pastillita es esto: un negocio ilegal, fenomenal, que resulta difícil manejar aún para quienes están complicados. La íntima convicción lleva a esta conclusión. Los policías corruptos, los administradores de la cosa pública complicados (cómplices) y los dueños del negocio (narcotraficantes) no logran manejar a todos los que fabrican drogas sintéticas.  A veces se les escapa la liebre y entran los improvisados y el lío es mayúsculo.

El titular central del diario local, en mitad de la semana, fue violento para quienes están complicados en el asunto. Transcribo: “Mar del Plata prohibió las fiestas electrónicas”. A diferencia de Rosario, donde los empresarios entendieron fácilmente que habían metido la pata, donde fue fácil que un control policial y uno municipal espantase la impunidad del chantaje del agua pura y de la venta de estupefacientes artificiales, en MDQ el negocio es mas grande, sería mas grande. Mas impune.
  
La definición de este intendente (debo una nota, es muy particular, repito, muy particular este intendente) fue conmocionante. Leamos variantes de esta conmoción:“… Para este verano había programadas 17 fiestas electrónicas en Mar del Plata” Eso dice una información ¿cómo es posible que la gobernadora “angelada” y “Burzaco el bueno” no sepan que 17 fiestas de pastillas en enero son, con seguridad, un negocio de drogas muy importante?

Para corroborar que la información estaba el diario local insiste y define:“…el sábado pasado (sábado 7 de enero de 2017) se registraron 58 detenciones de personas con drogas y 4 fueron hospitalizadas en una fiesta en una playa del sur”…

Ahora hablemos del negocio que un intendente no alineado desbarató: “para las fiestas a realizarse en lo que falta de enero hay cerca de 30 mil entradas vendidas en forma anticipada”…

Este es un país alocado; es muy probable que alguien quiera reclamar “daño emergente y lucro cesante” a las autoridades que frenaron un desastre de toxicidad y argumenten que la prohibición sea una “desgracia” por haber impedido que las fiestas de pastillas ingresen mas dinero negro a las arcas de la corrupción.

Tan alocado es este país nuestro que tal vez, al tiempo que esta nota marcha a redacción,  reaparezca un permiso habilitante o, acaso, un traslado a otros galpones, otros prados, otros antros mas permisivos.

Somos un país muy alocado. En Rosario implementamos una ordenanza para que “legalmente” revisemos si las sustancias ilegales que venden en las fiestas de pastillas son tóxicas, muy toxicas o doblemente tóxicas y las habilitemos  al consumo inmediato. Tóxicas e ilegales si, pero truchas no. “Qué país”, escribió Jacobo Langsner.

viernes, 13 de enero de 2017

"Descubriendo lo obvio", mi editorial en #LaVeredaDeEnfrente

Volvé a escuchar la editorial de #LaVeredaDeEnfrente

Baldecito #UnaDeSalUnaDeArena



Publicado en el diario La Capital, 13 de enero de 2017

Viernes 13 de enero. Junto al mar. El camino, recorriéndolo, es de 800 metros. Me refiero a la playa de Playa Grande. El mismo sendero, para quien quiera caminar Punta Mogotes supera los 2 kilómetros. Tal vez mas. Un ejercicio placentero si el sol no castiga, el tejo deja sitio al paseo y no le pegan un  pelotazo los que juegan al tenis o al”fulbito”. Caminar junto al mar. Sucundum…

Las señoritas uniformadas recorren esos metros una y otra vez. Sin prisa y sin descanso. Una de las señoritas tiene sus piernas  gruesas. Camina junto su compañera pero, a pura impresión, no creo que, si tiene que correr un ladrón tenga velocidad y lo alcance (los ladrones siempre corren mas que los policías, siempre, siempre, al menos en Argentina) pero no las entrenan para perseguir ladrones, sino para ejercer una discreta vigilancia. Fuerzas persuasivas. Presencia. Como las aprendices de actrices, las mediáticas que cobran por estar presentes en algunas fiestas. Me dicen que “Pico” Mónaco, ex tenista y Pampita Erdohain, ex modelo, cobran 14.000  pesos por estar presentes en una fiesta. Pesos no, dólares, me corrigen. No lo creo. En muchos casos lo que uno no podría hacer entra en el reino de lo increíble.

“No, no fumo, algunas de mis compañeras si, creo que si fumase tal vez adelgazaría unos kilitos, me gustan los dulces, estoy feliz con mi trabajo y por favor no ponga mi nombre…¿ para que medio dice que es la nota?” ¿Qué nota? le contesto. Sonreímos. Pienso en Rubens, muerte a Modigliani. Las flacas de Modigliani no sonreían, las posaderas de Rubens bebían cerveza y/o hidromiel.

“Lo mas raro que encontramos fue un bebé, casi de tamaño natural, un bebote con cunita y vestimenta de invierno. Una piel como de muñeca inflable, no se si ha visto…” y se sonroja. “Un muñeco lindísimo, lo llevamos a la comandancia…”
Por la radio un código raro informa de visitantes, paseos, una extraña moto de tres ruedas, un muchacho con muchos perros y, parece, en estos pagos los perros tienen que estar atendidos por sus propios dueños. Un paseador de perros (lindo oficio veraniego) no tiene via libre en la playa. Se escapó de los porteros de los balnearios, vino desde algún sitio con mas descuidos o simplemente no lo vieron. Gran revuelo gran. Por un momento todos están atentos a perseguir al paseador de canes. No hay libertad para los pichichos ni en la playa pública, una entrada camuflada a la playa desde la costanera (ja, “la costanera” es la costa negra tan claramente que no lo advertimos)

“Lo que mas encontramos son palas y baldecitos. Los dejan, simplemente los dejan”. Yo tengo cuatro baldecitos rojos en mi casa desde el año pasado. Los llevamos en marzo, cuando ya nadie los reclama. Es para cuando tenga chicos, estoy en pareja…”

Qué destino el de los baldecitos para jugar en la arena. El de los baldecitos rojos. La uniformada que espera tener chicos ya tiene cuatro (4) baldecitos rojos en su casa.

¿Qué tamaño el de los baldecitos? ¿Habrán sido parte de un castillo de arena, de una pista de autos, de un dibujo bajo relieve? ¿Parte de una pelea? Dos niños y un baldecito y la pelea inevitable. Sorprendería que jugasen llevando, alternativamente, el baldecito rojo primero uno y después otro. Así nació la grieta.

Advierto que no tengo información del costo de un baldecito rojo y lo imagino parte de un combo que incluye pala, baldecito, acaso regadera.

Su pareja de vigilancia le hace una seña nada discreta de “vamos vamos” y se marcha. Antes me confía su secreto: “será varón y le voy a poner Onur”…

El viento puede alterar las palabras, bromeo solo: me quiso decir yogur, que adelgazaría en base a yogur. No es cierto. Dijo un nombre de telenovela y está bien.

Sentada en su casa, en algún barrio alejado del mar, en mitad de la ventisca de julio o agosto nacerá un pibe marplatense, con nombre turco y cuatro baldecitos de plástico. Rojos. Los juntó un año antes de su nacimiento su madre, que con poco es feliz.